Actualidad
Por Roberto Cadagán , 4 de agosto de 2022 | 16:07

Estado y privados apoyan a empresas constructoras para que puedan retomar proyectos DS19

El mercado nacional ha estado en búsqueda de nuevas propuestas de negocio que cuenten con un sólido sustento legal y financiero. Crédito: Imagen referencial
Compartir

Se requieren impulsos que dinamicen el sector y la economía nacional.

Es un hecho que en 2021 y 2022 las mayores dificultades en la industria de la construcción han tenido que ver con el aumento de los costos de edificación, lo que ha golpeado a proyectos privados y públicos. 

El acceder a financiamiento para el sector ha sido una limitante para acceder a los recursos que necesitan las empresas para impulsar sus desarrollos. 

En este contexto, el Minvu modificó el Programa de Integración Social y Territorial (DS19), apoyando a las constructoras para que puedan retomar proyectos que no han iniciado o que habían dejado estancados.

El aumento de la tasa por parte del Banco Central -en su intento por controlar la inflación- ha supuesto un encarecimiento del crédito, tanto para la compra de viviendas (demanda) como para el financiamiento de las empresas constructoras e inmobiliarias (oferta), lo que ha tenido en los últimos meses un efecto en el nivel de ventas, desistimientos y retraso en el lanzamiento de nuevos proyectos.

Sin embargo, el Minvu entregó una noticia alentadora: modificó el Programa de Integración Social y Territorial (DS19), apoyando a empresas constructoras para que puedan retomar proyectos que no han iniciado o que habían dejado estancados. 

Esta medida permitirá mejorar las condiciones de financiamiento para 46.026 viviendas seleccionadas en los llamados de 2019, 2020 y 2021. 

El ministerio considera aumentos del precio máximo de viviendas DS19 que se pueden comprar y el monto de subsidio para familias de bajos ingresos para proyectos que se seleccionen en 2022, así como la posibilidad de homologar esos aumentos para proyectos entre 2019 y 2021. 

Sin embargo, el precio techo en la Región Metropolitana pasó de UF 2.200 a UF 2.800, por lo cual, si se considera que el alza de materiales en los últimos dos años ha sido en algunos casos superior al 30%, con el aumento en la venta podría suceder que para el sistema esos clientes estén sobre el 90% (de inscritos en el Registro Social de Hogares) y, por ende, no califiquen. 

Al respecto, el mercado nacional ha estado en búsqueda de nuevas propuestas de negocio que cuenten con un sólido sustento legal y financiero. 

Jorge Contreras, director ejecutivo de Dominus Capital -que cuenta con un área de negocios enfocada en el apoyo al sector inmobiliario reconocida en el sector- señala que debido a que el financiamiento de este tipo de proyectos se ha vuelto más escaso y complejo, asesoran a clientes del rubro público.

"Enfocándonos en levantar financiamiento en bancos y también de pólizas de seguros en las etapas iniciales de desarrollo”, dice. 

Añade que “a través de la experiencia que hemos recogido en el mercado respecto a las ventajas, prácticas y políticas más adecuadas para resguardar los intereses de los acreedores a rentabilidades atractivas, se ofrece un esquema de captación de recursos que mantiene una sana posición de deuda para este tipo de proyectos”. 

Es así como, en este sector económico, tanto el Estado como las empresas constructoras e inmobiliarias implementarán estrategias para volver a dinamizarlo, de tal manera que se mantenga en movimiento un rubro tan relevante para el desarrollo y crecimiento del país.

Un medio especializado de Grupo DiarioSur.

Powered by Global Channel