Emprendedores Dorados
Por Ana María Aceitón , 2 de febrero de 2022

Dueño de Chocolatería Entrelagos y nuevos negocios: "no todo resulta a la primera"

Atención: esta noticia fue publicada hace más de 4 meses
Compartir

José Luis Birke y Tiglat Montecinos se conocieron en 1976. José Luis como alumno y Tiglat como docente de la carrera de Turismo de la Universidad Austral de Chile. 

En ese tiempo, recuerda José Luis, “yo quería estudiar derecho, pero no me alcanzó. Mis padres me enviaron a estudiar y trabajar a Valdivia, así que comencé trabajando en una barraca y después cuando entré a estudiar en septiembre de 1976 conocí a Tiglat", quien estaba dedicado a las clases y otros negocios. 

Recuerda que ambos coincidieron que el tema chocolatero ofrecía oportunidades. “Existía en ese tiempo la Confitería Sur, que ya tenía como 40 años de existencia, entonces dijimos: es un negocio que funciona, pero necesitamos reformar esa identidad, esa fue nuestra idea y comenzamos a pensarla”. 

Alumno y profesor partieron con calugas, algunos bombones, mazapán. "Teníamos una señora que hacía los dulces y nosotros los vendíamos, distribuíamos, envolvíamos, hacíamos las cuentas y sacábamos la basura, además de nuestras propias actividades”, cuenta José Luis respecto a sus inicios cuando él tenía 24 años. 

Pese a que el negocio empezó bien, al comienzo no les alcanzaba para pagarse y las utilidades las usaban para pagar a la persona que hacía las preparaciones, los insumos e invertir en nuevos productos. 

“Fueron 2 ó 3 años que estuvimos solo reinvirtiendo, en ese tiempo hice familia, terminé la carrera y de alguna forma trabajaba para mantenerme, pero ya después no me daba el tiempo, tuvimos que empezar a contratar a más personas y tuve que dedicarme 100% al negocio porque andaba bien y para crecer o seguir era necesario estar en todo y meterse en el cuento. Sería como a los 27-28 años cuando me decidí dedicarme a esto y aquí estoy, cuarenta y tantos años. 

Con orgullo comenta que los productos Entrelagos se distribuyen en locales desde Arica a Punta Arenas, con más de 100 trabajadores, más de 50 variedades de bombones, producción propia de helados, mazapán en todas formas, la cafetería Entrelagos y el café de Luis, relata el empresario. 

¿Qué ha sido lo difícil de crecer?

Para mi ha sido un camino muy gratificante, he conocido, recorrido y aprendido cosas que nunca pensé vivir cuando comenzamos con este negocio. Gracias a este pude mantener a mi familia y darle lo mejor a mis hijos. Ha sido un camino de harto trabajo, pero hartas satisfacciones también. Si hubo algo un poco difícil, entre comillas, fue todo lo que ocurrió durante el estallido social, ahí pensé mucho en nuestros colaboradores, por el tiempo que estuvimos detenidos, los locales cerrados, es una responsabilidad que siempre ha existido pero en ese momento, fue difícil poder darles tranquilidad y decir que todo iba a estar bien, porque era incierto, después la pandemia, otra vez nos puso a prueba entonces, lo difícil al final no fue el crecimiento porque eso se fue dando a medida del esfuerzo y trabajo que fuimos haciendo, pero ver a las personas que, han sido parte de nuestra historia paralizados sin poder trabajar, eso fue difícil. 

¿Y qué hizo para poder sobrellevar ese periodo de tiempo?

En realidad lo mismo de siempre y lo que les digo a todos los que me preguntan cómo empezar un negocio o como reactivar un negocio: estudia tu tema, busca nuevas ideas, no todo resulta a la primera y no porque creas que una idea es buena va a resultar, siempre tienen que hacer un estudio de mercado, ver cómo lo han hecho otros. 

Nosotros siempre teníamos distribución de productos a otras comunas y regiones, ahora tenemos servicio de delivery dentro de Valdivia, tenemos un carrito de compras de chocolates y pastelería, gracias a la pandemia nos modernizamos en eso y así otras cosas que cambiaron en el local, fue una oportunidad de seguir creciendo y adaptarnos a las nuevas circunstancias.

¿Cree que esa capacidad de reinvención es una característica de los emprendedores chilenos? 

De algunos solamente. A los jóvenes en general les falta empuje, creatividad, no sé como decirlo porque ha sido un error de nosotros como padres, que tuvimos tantas carencias, que nos faltó mucho y entonces queríamos darle todo a nuestros hijos y en eso nos equivocamos porque ellos ahora no saben que hacer sin nosotros. Les cuesta partir de cero, crear y hacer cosas nuevas, reinventarse ante un fracaso menos, por eso yo les digo a quienes tienen ganas de emprender que no sean caprichosos, que una buena idea de negocio tiene que ser estudiada y no ser caprichosamente buena, porque yo creo solamente. Es necesario madurarla y reconocer que lo que uno piensa o quiere a veces no es y tener la capacidad de crear otra cosa. 

Pasando al tema particular del chocolate, ¿cuál ha sido su principal referente? 

La mayoría han sido referentes de Europa, de Bélgica, de Alemania, ha sido un recorrido por muchos lugares. Pero lo que se está viendo ahora y que es lo que viene es el chocolate sin azúcar y en eso y en muchos aspectos los belga nos llevan la delantera, así que de ellos hay que aprender, porque en unos 8-10 años más el chocolate con azúcar va a desaparecer y en eso estamos avanzando y creando para estar con las necesidades del mercado. 

En esos recorridos, ¿ha podido generar lazos con Argentina? ¿Bariloche tiene la misma identidad chocolatera de Valdivia?

Si y no. Hemos estado en Bariloche, conocemos sus productos, los hemos probado pero nunca hemos trabajado juntos. Respetamos mucho el trabajo que han realizado porque ellos partieron mucho antes que nosotros, pero no existen lazos mayores. 

¿Y cómo ve el futuro para usted como emprendedor, va a desaparecer con el azúcar del chocolate o tiene ganas de seguir? 

“A mis 72 años, pienso que ya es momento de ir retirándome. Así como mi socio Tiglat lo hizo dejando a su hija Claudia, yo también quiero retirarme para disfrutar de lo que hemos logrado. Por eso mi hijo menor ya esta entrando y conociendo el negocio y él tendrá que hacerse cargo de todo, junto a Claudia y las personas que han estado con nosotros.

Creo que este año o el próximo podré estar contestando esta entrevista desde algún lugar paradisíaco”, dice José Luis entre risas.

Para mayor información sobre el servicio de delivery y los horarios de atención durante el verano de la cafetería y tienda Entrelagos puedes ingresar a su página web www.http://www.entrelagos.cl/ o a través de su Instagram: 

Si te interesa recibir noticias publicadas en diarioemprende.cl, inscribe tu correo aquí
Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.
¿Encontraste un error en la noticia?
Un medio especializado de Grupo DiarioSur.

Powered by Global Channel